Un enfoque inteligente para el manejo

Cuando manejar es importante, una excelente eficiencia de combustible nunca debe lograrse a costa del desempeño. Por eso nuestros ingenieros obsesionados con el manejo encontraron una forma de mejorar ambos. Se llama Tecnología SKYACTIV®. Cada aspecto del vehículo está diseñado para maximizar la dinámica de manejo y la eficiencia: desde la construcción de la carrocería y la tecnología del motor hasta el chasis y la transmisión. Ofrece impresionantes cotas de consumo por kilómetro recorrido según estimaciones de numerosos entes rectores. No afecta, en lo absoluto, el desempeño. La tecnología SKYACTIV® es solo una de las formas en las que Mazda mejora el manejo.

Motores limpios y eficientes

Los motores convencionales de combustión interna solo usan aproximadamente el 30 por ciento de la energía potencial del combustible. Por eso Mazda diseñó un motor más inteligente Al forzar los límites de la combustión interna, los motores de gasolina SKYACTIV®-G de 2,000 centímetros cúbicos y de 2,500 centímetros cúbicos logran una mayor eficiencia de combustible con relaciones de compresión más altas que los motores convencionales.

En palabras simples, los motores SKYACTIV® pueden comprimir la mezcla de aire y combustible en los cilindros a un grado extraordinario, y extraer mucha más energía de cada gota de combustible.

Transmisiones confiables

La transmisión automática SKYACTIV®-Drive de 6 velocidades cambia de manera suave y rápida para una aceleración uniforme. El módulo de control de avanzada garantiza la precisión, respuesta y confiabilidad. Mientras tanto, la transmisión manual SKYACTIV®-MT de 6 velocidades está inspirada en el legendario deportivo roadster MX-5 Miata.

SKYACTIV® chasis

Suspensión, dirección y frenos

La geometría y la ubicación de los brazos de suspensión, así como las características de los amortiguadores y el sistema de dirección están optimizadas para asegurar una respuesta ligera y lineal de la dirección a velocidades bajas y medias, junto con una excelente estabilidad a altas velocidades. Los amortiguadores traseros cuentan con una disposición inclinada para una mayor comodidad de marcha incluso sobre superficies con baches.

Esta suspensión ofrece un frenado preciso, seguro y de fácil control en todas las condiciones de uso. La dirección cuenta con un sistema de asistencia eléctrica, permitiendo así una conducción relajante en el tráfico urbano y una sensación deportiva en carreteras sinuosas, brindando, con ello, una respuesta ágil que evita al conductor tener que girar excesivamente el timón, lo que se traduce en agilidad, seguridad, estabilidad y confort.

Carrocería: sólida y liviana

La plataforma SKYACTIV®, que consiste en la carrocería y el chasis, es el centro de la experiencia de manejo Mazda. El chasis logra dos objetivos aparentemente contradictorios al mismo tiempo: agilidad en velocidades bajas y estabilidad en velocidades altas. El armazón incorpora acero de resistencia ultra alta en áreas críticas para que sea más liviano pero más rígido y fuerte.

Por otro lado, con el SKYACTIV®-Body se logró lo que parecía imposible: un habitáculo 8 por ciento más liviano que genera menor consumo de combustible, y, al mismo tiempo, 30 por ciento de mayor resistencia para lograr, así, una mayor estabilidad de manejo, eficiencia en el consumo energético y confort en la conducción. Como resultado se tiene, pues, una estructura óptima de alta rigidez, peso ligero y alto grado de seguridad en caso de colisiones. Lo propio, naturalmente, de un vehículo Mazda diseñado y concebido para ser ágil, seguro y de bajo consumo de combustible. Por si fuera poco, esta ideación de los modelos desemboca en una insonorización ideal de la cabina para el conductor y sus pasajeros.

Los pequeños detalles

En tecnología, los pequeños detalles tienen el mayor impacto en la conducción. En Mazda nunca nos detenemos cuando se trata de fabricar los mejores vehículos de su clase. De hecho, nuestros ingenieros están tan obsesionados con lograr ese objetivo que se dedicaron al menos 8 años al desarrollo de la tecnología más sutil para mejorar el desempeño de cada uno de los modelos.

El resultado de este empeño fue el SKYACTIV-Vehicle Dynamics con G-Vectoring Control. Esta tecnología mejora la dinámica del vehículo en muy poco tiempo, dándote una sensación de control, de confianza y de regocijo. No es algo que pueda hacer el conductor, sino algo que hace que cada viaje se disfrute.

Compartir
Open chat