Con la llegada del nuevo SUV compacto de Mazda, llamado CX-30, nos regocijamos ante el advenimiento de una nueva era cuya fidelidad a la tradición de la marca une el pasado con el futuro a través de un vínculo perfecto, fuerte e inconfundiblemente Mazda. Audaz, juvenil, sofisticado y tendencia hacia las características deportivas, se trata de un crossover con capacidad para transportar los artículos propios de la vida activa moderna urbana con la elegancia de un coupé, todo esto en un tamaño citadino ideal.

Gracias a su novedoso sistema Skyactiv-X y la tecnología de motor de encendido de compresión controlado por chispa (SPCCI), la mezcla de la gasolina con el aire es de 2 a 3 veces más eficaz, sin sacrificar el desempeño. Con esto, llega a los 190 caballos de fuerza como cota alta. ¡Admirable! El resultado es un consumo de gasolina sensiblemente menor acompañado de emisiones favorables para el medioambiente, del orden de 96 gramos de CO2 por kilómetro recorrido. Básicamente, una postura de conciencia ambiental propia de línea social, técnica y filosófica de Mazda.

Compartir
Open chat