La Mazda CX-30 se caracteriza, entre muchas virtudes, por lograr una sensación óptima de seguridad. La carrocería de este modelo es el equilibrio ideal entre seguridad ante colisiones, desempeño y serenidad. Para lograr todo esto en forma simultánea, nuestros ingenieros trabajaron incansablemente para desarrollar una carrocería hecha de acero altamente maleable y más resistente a la vez que sigue siendo ágil y liviano. Atributos aparentemente contradictorios que se combinan para ofrecerte un mejor andar.

Para lograr todo lo anterior, nuestros ingenieros han reunido lo mejor de nuestro universo tecnológico. Entre ellos, el paquete i-ACTIVSENSE®. Nuestro mundialmente reconocido aparato de seguridad activa para el monitorio del entorno. Este incluye frenadas inteligentes de asistencia, advertencias ante abandono de carril, un auxiliar para mantener el vector de la línea del carril, alertas para el conductor y radar de control de crucero, y ¡mucho más!

Compartir
Open chat