La Mazda CX-5 monta un conjunto de características de seguridad i-ACTIVSENSE® estándar, ingeniosas tecnologías que pueden advertir al conductor sobre posibles riesgos. Características, además, como el monitoreo del punto ciego, alerta de tráfico cruzado en reversa y el sistema de advertencia de salida de carril. Todo lo cual coadyuva a evitar colisiones o reducir la gravedad del impacto. Mazda se preocupa para que su conductor, tú, estés totalmente concentrado y comprometido con el manejo y la experiencia. Y eso comienza al garantizarse la seguridad tras el timón.

Sumado a lo anterior, la Mazda CX-5 monta una serie de especificaciones de seguridad estándar útiles para resguardar la vida del conductor y sus ocupantes. Bolsas de aire para piloto y copiloto, bolsas de aire lateral, frontal y de tipo cortina. Sistemas de freno ABS y TCS, distribución electrónica de la fuerza de frenado (EBD), ganchos ISOFIX, sensor de llantas con baja presión y freno de mano electrónico. La Mazda CX-5, en definitiva, es serenidad pura bajo presión.

Compartir
Open chat